Rituales rockeros. Matinales y conciertos en Huancayo de los años 60

Francisco León

¿Dónde se desarrollan los rituales? Necesitan siempre un receptáculo abierto o cerrado, particular o colectivo, un espacio sacralizado por el ritual mismo, es decir en el momento que se “da”, donde se efectúa la “comunión” de las partes. Existen múltiples definiciones del rito. Según las diferentes escuelas, son creaciones culturales en las que cada participante asume un “rol”. En el ámbito del rock esto es bastante jerárquico, puesto que es una: “[…] realización corpórea y lingüística… [que] no sirve a ningún fin racional o tecnológico, y que, sin embargo, es determinado por la observación de reglas determinadas” (Schmidt, 2008, p. 127)[1].

Y presenta elementos que podríamos llamar religiosos: el oficiante, el altar, escenario, los feligreses (público), que esperan finalmente ser transportados por la “palabra”; en este caso, el amplio sonido de las guitarras eléctricas. Pues: “La eficacia de la actividad ritual reside en su capacidad de tener personas que encarnan supuestos acerca de su lugar en un orden más grande de las cosas […]” (Bell, 1997 , x – xi )[2].

Podríamos concluir con una cita de Rafael López Sanz, que completa el cuadro: “Pues no solo se trata de que este hombre sea en sí imagen-poema; es que el instrumento en él es vía de imagen y metamorfosis. Como si cumpliera un axioma, propio de todo ritual, por lo demás: yo soy él, el instrumento y el dios[3]“.

Casino de policia

Integrantes de La Gota Dulce, con Odón Balbín, Octavio Cuadros, José Oregón, Pepe Cuadros, Andrés y Roberto Vidal, en el Casino de Policía. Fuente: José Cartagena.

Estos espacios existieron en Huancayo de manera temprana, y fueron producto de la adaptación, dado que, ante un nuevo mercado, los lugares que ofrecían otro tipo de diversiones deciden incursionar en el ámbito del rock, como es el caso de los cines o del Casino de Policía, en el que también hubo tocadas muy seguidas.

Según testimonio de “Paco” Flores Meza: “Uno de los primeros conciertos libres de rock huanca se realizó en el pequeño Coliseo de Box, situado en la calle Loreto por la Av. Huancavelica, se realizaron desde el 64 más o menos. Ya por el 68 tocaron varias bandas entre ellos los Zinder’s, Los Scorpion’s, Los Milagros de Tarma”.

José Cartagena de Los Datsun’s agrega que  allí tocaron Los Dolton’s cuando su vocalista era Gerardo Manuel. En este sentido, otro local muy conocido fue Los Cipreses, del año 1962, que era una pista de baile a la que asistían familias enteras. Allí vendían pachamancas y pasaban música tradicional, y hacia el año 1967-1968 comienzan a hacer matinales de música nueva ola.

No pretendemos realizar aquí una cartografía completa de todos los lugares donde se hicieron tocadas, pero resaltamos algunos de los principales, como el local llamado Royal de don Rodolfo Izarra, El Milvar de la cuadra 8 de la calle Arequipa, que se hizo salón de baile para hacer matinales desde el año 1966 hasta el año 1970 aproximadamente, el Arriba Perú, que funcionó desde 1967 a 1975, y el local del Partido Aprista Peruano (PAP), de la calle Ica. En cuya parte posterior, en un taller mecánico, ensayaban Los Datsun’s.

Se aperturaron varios locales de baile, los sábados por la noche hacían los “Bailes Sociales” organizados por alguna institución y contrataban un grupo roquero y una orquesta tropical, y los domingos las matinés juveniles que siempre resultaban un éxito. Los locales conocidos de la época eran “Royal” o “Los Cipreses” del Cerrito de la Libertad, “Punta del Este” al pie del Cerrito de la Libertad, “Pekín” de la calle Real, “El Milbar” a un costado de la Catedral, “Arriba Perú” por el obelisco de Giráldez, el “Costa Azul” en el Tambo donde actualmente es la Corte de Justicia, el “Capricornio” esquina de Arequipa y Piura[4].
01 - v rebelion

La V Rebelión, banda huancaina contemporánea de los Datsun’s

La cantidad de bandas, de sitios donde se reunían los amantes del rock and roll, las emisoras de radio y los intercambios con grupos de otras ciudades, crearon una red que posibilitó que los jóvenes involucrados con las nuevas tendencias que dictaba el mercado, formaran una “microsociedad”; no vamos a decir una subcultura ni una contracultura, pues las características de los actores, es decir su forma de actuar y representarse no generaron ni buscaron una ruptura con ciertos valores ya establecidos. Lo que define a Huancayo como una ciudad conservadora, en varios aspectos: religión, familia, civismo, a pesar de su modernidad.

Para dar soporte a nuestro argumento, citamos a Carles Feixa, de su brillante trabajo De Jóvenes, Bandas y Tribus, Antropología De La Juventud.

En un sentido amplio, las culturas juveniles se refieren a la manera en que las experiencias sociales de los jóvenes son expresadas colectivamente mediante la construcción de estilos de vida distintivos, localizados fundamentalmente en el tiempo libre, o en espacios intersticiales de la vida institucional. En un sentido más restringido, definen la aparición de “microsociedades juveniles”, con grados significativos de autonomía respecto de las «instituciones adultas», que se dotan de espacios y tiempos específicos […][5].

*

Entrevista al señor Rubén Pérez Ostos, propietario del Tip Top

Entrar al Tip Top es una experiencia interesante, muy sui generis, pues es una marisquería, así, con ese nombre, aunque lo más cercano al lector de Lima sería, para situarlo, entrar a una cevichería. La diferencia es que encontramos cuadros de Bob Dylan, John Lennon, Elvis Presley, Los Datsun’s, etc., lo cual nos llama la atención. La respuesta a esta decoración proviene de los “intereses” de su propietario. Pues él y su local respiran, viven, para el buen rock.

Franco entrevista

El autor del libro, con el señor Rubén Pérez Ostos en el Tip Top. Fuente: archivo del autor.

¿Cuándo llega de Lima a Huancayo?

A los dos años me fui a Lima. Allí de joven tuve la suerte de asistir a las matinales, ver a bandas como Los Shains. Tuve la suerte de estar en una grabación en vivo en el cine Tauro, y era un orgullo, al ser César Ichikawa[6] huancaíno, nosotros hacíamos barra: ¡Huancayo, Huancayo!, él se acercó a nosotros y nos dedicó la canción “Tú me dijiste adiós”. Lamentablemente esa barra no se escucha en el disco.  El año 76 más o menos, estaban en boga Los Datsun’s de Claudio Huanca, la V Rebelión, los Five The, ganadores del Woodstock Isabelino. Yo no toco ningún instrumento, pero nos hicimos amigos y empezamos con el negocio. Ahora estoy pensando tener un local para recuperar todo eso, Huancayo está creciendo. Nosotros tenemos un proyecto para lograr un local propio. Pues conjuntos hay muchos y para hacer la remembranza. Cuando viene Raúl, por ejemplo me dice ¿cuándo hacemos música?

Sinceramente para mí es motivo de satisfacción hacer un poco de remembranza. Inicialmente nosotros teníamos El Perol como una fuente de soda en El Tambo. Allí se presentaba nuestro amigo Raúl Herrera de Los Belkings. Luego fuimos captando público de rock. Él radicó en Huancayo, y mensualmente venía por acá. Luego nos pasamos a la calle Real a hacer un negocito llamado El Ekeko, que duró hasta el año 2004 más o menos, allí hemos estado por un lapso de 7 a 8 años, donde tuvimos la suerte de presentar a los Mojarras, los Zopilotes, Dolores Delirio, Libido, Jean Paul el Troglodita y un montón de conjuntos. Permanentemente tocaba allí el amigo Claudio Huanca con Los Datsun’s, alternaba con el grupo Dinamita, que tocaba música del recuerdo. Fue tanto el éxito que lo pusieron como un punto turístico, llegaban un 40 % de extranjeros. Mucha gente europea, políticos. Pues a mucha gente le gusta el rock de los 80, y nosotros estábamos abocados a eso. Ahora estamos en el Tip-Top, donde hacemos tertulia con los amigos, agarramos un poquito de guitarra…

El local del Partido Aprista de la calle Ica

Ubicado en la calle Ica número 735, cumplió un importante papel en la difusión y apertura de espacios, alternos, para que las bandas de la época puedan mostrar su arte. A continuación reproducimos un fragmento del anuncio aparecido en el diario El Correo: “Esta tarde estarán de plácemes los jóvenes nueva oleros, cuando lleguen al local del Partido Aprista a bailar en una matiné a Go-Go con los mejores conjuntos  de la región.[7]

Esa tarde, tocaron, por ejemplo, Los Darlin’s de Huánuco, La Extraña Dimensión de Tarma, y el cantante Tony Marín. Podemos asegurar, basados en entrevistas, que la mayoría de conjuntos de la escena huanca tocaron allí alguna vez. A continuación algunos testimonios:

Los Zinder’s. Para aquel entonces fue con los Datsun’s que tuvimos muchas vivencias en diferentes conciertos, como El Woodstock que se realizó en el estadio Huancayo, con la participación de muchos grupos y bandas rockeras de diferentes partes del Perú también las tocadas en el local llamado el Partido Aprista de la calle Ica.[8]

Los Lobos Azules. Con la banda nos presentábamos en las matinales, en locales, en el Costa Azul, en el local del Partido Aprista de la calle Ica, en el local del señor Rodolfo Izarra, llamado el “Tío Rodo”.[9]

Los Datsun’s. Nosotros tocábamos siempre en el local del Partido Aprista de la calle Ica. Y como grupo de fondo, puesto que teníamos una cercanía física al ensayar en el taller de mecánica que se encontraba al fondo, este lugar de ensayo era parte de nuestro acuerdo con el señor Makino Cerrón.

El Woodstock Isabelino

Datsun

José Cartagena de Los Datsun’s en el Woodstock de 1971. Fuente: Archivo J. Cartagena.

¿Qué significó para la juventud mundial el apoteósico festival de Woodstock Music & Art Fair? Indudablemente marcó un antes y un después, a pesar de que para muchos puristas fuese solo canto del cisne del hippismo, una repetición más comercial del festival de Monterrey de 1967, la entrada de la cultura hippie al mundo del establishment, como una moda más… Dicho festival congregó a más de medio millón de personas, unidas en un ideal, o al menos en gustos musicales generacionales, conocido por ello como la “nación” de Woodstock. Se llevó a cabo en una granja en Bhetel, Sullivan Country, Nueva York, y duró tres días, el 15, 16, 17 y la madrugada del 18 de agosto de 1969. Luego, gracias a la película que dio la vuelta al mundo, se pudo contemplar el ocaso del reinado de Jimi Hendrix, el delirio de Joe Coker, la ascensión de Carlitos Santana al cielo del rock, sobre todo para el mundo latino, y un largo etcétera de performances inolvidables. Dos años después, en Huancayo, y tomando el nombre de dicho evento, como un homenaje tal vez, se realizó en el colegio Santa Isabel, el denominado Woodstock Isabelino.

Testimonio de Lucho Arana

Yo participé con mi banda Sonido Joven, llevamos nuestros instrumentos porque allí ponían equipo de sonido para todos, esto fue el año 1971. Entonces allí nuestro bajista se chupó[10], estaba lleno, era en el estadio isabelino, los grupos más afiatados (sic) estaban presentes, como los Five Thee, Los Gatos Negros y entonces por esa perspectiva más la presencia de Los Datsun’s, que no participaban, sino que era invitados de fondo, nuestro bajista no tocó y yo tuve que reemplazarlo. Todavía no existía la V Rebelión. Actualmente el colegio Santa Isabel ya no existe, están reconstruyendo el colegio… solamente quedan los recuerdos.

Ganador

Fuente: Diario Correo, agosto de 1971.

Dicho evento tuvo como ganador, entre 15 bandas participantes, al grupo Five Thee. Ellos recibieron la “Insignia de oro de Santa Isabel” y su acreditación en el panteón de las mejores bandas huancas.

 

Festival Primaveral 1971

Durante varias fechas se llevó a cabo este “festival”, esencialmente un concurso. Se desarrolló en el set de Canal 3 de televisión y que fue retransmitido en cadena con radio Bolognesi. Dicho evento estuvo animado por Bony Loayza, con la coordinación general de Nico Bernal. En la segunda fecha clasificaron Los Sparks, de Jauja y la Gota Dulce, de Huancayo. Múltiples factores determinaron que la banda huanca se impusiera, entre ellos, dominio de escena, vestuario y originalidad. Luego se enfrentaron a los Spiders también de Jauja. En la última fecha estuvo de jurado Eduardo Gates y Tato Buendía. El festival tuvo muchos premios económicos y la grabación de un acetato para el primer lugar en los estudios Perú Vox.

La visita de los Traffic Sound

Traffic Sound

Traffic Sound llega a Huancayo. Fuente: diario Correo, 13 de septiembre de 1971.

Ese mismo año, al mes siguiente, el diario Correo de Huancayo anunciaba la visita de una de las mejores bandas psicodélicas del Perú y de América, Los Traffic Sound, que fieles a su estilo llegaban para tocar en una fiesta exclusiva en el Country Club Huancas, la nota dice que arribarían el sábado 18 de septiembre.

En este sentido, en base a los estudios de campo realizados, podemos concluir que los espacios para el desarrollo del rock en diversas ciudades de provincia, cumplieron un rol crucial en varios aspectos. Por un lado, como centro de difusión del nuevo ritmo y espacio de socialización, por otro, como lugares en los que las “comunidades” juveniles de esos años, se autodefinieron marcando una identidad que, en muchos casos,  perdura hasta hoy en los actores sociales involucrados.

Francisco León

Adelanto del libro: Wanka Rock. Primera historia del rock en Huancayo, años 1962-1979.

 

 

Notas:

[1] BONGIORNO, Vito. Ensayo Sobre El Lenguaje Ritual, La Adivinación En Quechua Y En Aimara, versión digital. P. 16. Azules.http://www.peterlang.com/download/extract/75203/extract_264424.pdf

[2] Ídem.

[3] LÓPEZ Sanz, Rafael. El  Jazz y La Ciudad, 1992, 1°a edición, pag.46.

[4] CABALLERO Marco en: http://blog.freneticos.net/huancayo-beat/.  Escrito el 10 Mayo, 2016.  Entrevista a Lucho Arana.

[5] FEIXA, Carles. De Jóvenes, Bandas y Tribus, Antropología De La Juventud, editorial Ariel, S. A. Barcelona, 1999 segunda edición. P. 85.

[6] Nació en Lima en 1946 y es el último de los hijos de Yoshimura y Toshiko Ychikawa, inmigrantes procedentes de Yamanashi. A los 4 años viaja a  Huancayo, donde pasa su niñez y parte de su adolescencia, y para culminar su secundaria, retornó a Lima. Fuente: Wikipedia.

[7] Diario Correo 8 de abril de 1971.

[8] FLORES Meza, Francisco “Paco”, Memorias de un Roquero de  Huancayo.

[9] Entrevista al arquitecto Fidel Inga, hablando sobre Los Lobos.

[10] Acobardarse, avergonzarse.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Historia del rock Huancayo, Rock peruano

Una respuesta a “Rituales rockeros. Matinales y conciertos en Huancayo de los años 60

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s