La total articulación del desorden

Alberto Valdivia Baselli

Sagrado. Poesía reunida (2004-2016). Roger Santiváñez. Peisa. Lima, 2016.

La poesía es significación de la falta. El verso es sagrado para Santiváñez[1] porque implica “significar lo ausente” (p. 9). Y este libro significa, en primera instancia, una ausencia, porque su poética codifica el instante en eternidad y las pulsiones expresivas en la mirada: la poesía reciente de Santiváñez, como la materia poética, no estaba reunida y, ahora, Sagrado, encaja su voz y su sapiencia acrobática en el vacío de la constante huida del poema.

Celebrar la lectura de la poesía reunida reciente de Santiváñez es revisitar, además, en la sorpresa y en la iluminación, una poesía articulada para explorar los vórtices de lo existencial y lo cotidiano en las pulsiones más felices del péndulo del neobarroco hispanoamericano (Adán y Lezama) y del verso objetivista y callejero del 70-80 peruanos. Nuestro poeta ha bebido de la retórica promisoria del verso llevado al límite por el significado, hacia las comisuras últimas de su significante (heredero, a su vez, de las cifras de la mejor vanguardia vallejiana, así como del verso potente –mestizo y cósmico– de Hora Zero). Santiváñez ingresa en el verso, desde la primera palabra hasta el punto de quiebre del verso, en la poesía como ritual de lo mágico religioso. No porque sus poemas pretendan revelación mística ni signifiquen proyecciones artificiosas en las que se simule un ritual, sino porque su poesía es un ritual de significaciones.

captura-roger

La reunión comienza con Sucre Blanc, conjunto de poemas que nos revela la ceremonia plural sincrética con que Santiváñez enfrenta a su verso y con el que gesta su gran movimiento estilístico y político desde la estética. En la visión general del poema –que gesta y atisba el gran dios Paracas, Kon, desde las alturas— articulan la realidad poética, una música rock, la Virgen del Chapi, los rezos en latín, las expresiones en inglés, el pensamiento marxista y el paisaje capitalista para proponer la existencia tensionada, resonante pero articulada –como el poema– de miles de voces culturales que se apropian de una sola mirada. Y que, así, la validan como realidad heterogénea y voraz que el poema distribuye y visibiliza para instalar en él su demanda de realidad y de expresión.

Eucaristía libro que, desde el título, nos imbuye en la ceremonia más profunda del proceso de transformación de la realidad desestructurada y superficialmente percibida en la carne del poema. Esta se nos revela en su atroz y religiosa dimensión de complejidad. El entramado cultural es espejeado por un coro de neologismos, derivaciones equívocas y voces plurilingües y sociolectales (“Veo Creedence Clearwater Revival” o “Dulce & suavena militante de / Este corde pudibundu” [p. 32]) que, asimismo, permiten ser permeadas por el verso más culto y por altas referencias letradas (“Llamas en llamas se incendia mi país / 4 paredes albicantes de su celda Vallejo” [p. 30]). El verso de Santiváñez es uno de los más notables sistemas de signos en los que el lenguaje expresa la voz de un intelectual orgánico que hubiera sobrevivido a la tercera revolución industrial en medio de la permutada complejidad de un contexto social de modernidad (tremendamente) desigual donde se rezara a lo real desde lo real.

No es coincidencia que los poemas tengan tan presente a ciudades símbolo de la modernidad desigual –Chimbote, Lima, por ejemplo–, y su tensión con la urbanización ideológica de la sociedad rural. Lo verificamos, con hegemónica expresividad, en el libro reunido Labranda (“Viejo empedrado rompido por Blanquillo/ Canto por la iguana recordada en la arena / Azul música del aire se quema carbón / O subido promontorio tocado por Wayama” [p. 116]). Es este uno de los poemarios en los que más se evidencia el quiebre del significante en el verso que se contorsiona frente a la realidad referente que pretende codificar: caótica, desarticulada, injusta, impertérrita ante la necesidad, abundante en significación, bellísima en su entramado insólito. Real. Posmoderna. Súbita. Cíclica en sus estaciones. Sempiterna en el móvil poético: la captura –imposible– de las esencias del vórtice social contemporáneo.

Tanto estos textos, cuanto los que completan el volumen de libros reunidos, son un ambicioso intento del poemario total (sobre todo, Labranda, en lo microcósmico; y todo el volumen en lo macrocósmico). En el eje social, Santiváñez visita todos los registros, da cuenta de ellos, los articula y los codifica, los hace dialogar, gesta la violencia sígnica, produce esa materia informe y concreta que la realidad intersocial exige a cada segundo. En el eje del tiempo y el espacio, los versos del poeta conjugan una eternidad de memorias, presente, distancia, extraterritorialidad y querencia. Autores que se pierden en la lejanía, en tiempo y espacio (desde Alighieri a Pound), hasta autores que hace poco murieron en nuestras tierras (Juan Ramírez Ruiz, el gran poeta chiclayano, Antonio Cisneros, Hinostroza…). Las referencias de ambos ejes se cruzan en lo popular y lo lejano, en lo culto y lo cercano, y viceversa (la música, la historia, el arte, la mitología).

manifiestokloaka-sagrada-familia

Dos de los grupos que Santiváñez integrara y fundara entre 1977 y 1982

No hay testimonio de lo social que no sea devorado por el verso de Santiváñez para administrar su expresión en una nueva música poética que destella, desgarra y rectifica las percepciones desarticuladas o armónicas de la realidad. Lo real discute, coincide, replantea los prejuicios –se replantea–, se desmiembra, se concentra en un punto, explosiona, implosiona: crea la realidad que el poema proyecta y muchos marginan, a distancia del lenguaje: “Preciosa huida de las gordas columnas / De la Justicia almibarada bajo máscaras / Andinas donde nadie recuerda su pasado” (p. 112). Tanto Roberts Pool Crepúsculos (2011), Virtú (2013) cuanto Sylva (2015) son fantásticas intervenciones sobre lo estético desde la estética del poema, desde la virtuosidad del verso y sus posibilidades como objetos estéticos y metaestéticos. El elemento perturbador siempre en estos textos es su integración violenta a la realidad social, al quiebre que los registros lingüísticos y pluriculturales perpetran en el ejercicio de la belleza, sobre el amor o la muerte.

New Port (2015), el cierre del libro, es un replanteamiento en prosa de la violencia del tiempo, el cuerpo y la mente en las posibilidades de la expresión poética. El texto concentra todo lo propuesto en los anteriores (intertextualidad, plurilingüismo multiregistral, cotidianidad urbana) en la violencia del cuerpo, en la droga como símbolo –y realidad– de los estertores existenciales del mundo. En el poemario –como en Sagrado–, el mundo contemporáneo inventa un nuevo articulado/desarticulado infierno en el que la poesía tienta exactitudes, llena los vacíos no de lo ausente, sino de lo inefable. Y tiene éxito en el dolor.

Alberto Valdivia Baselli

Nota

[1] Roger Santiváñez, poeta peruano perteneciente a la generación del 80, participó en La Sagrada Familia (1977), militó en Hora Zero (1981) y fundó el Movimiento Kloaka (1982). Fue también manager de la banda Leuzemia ―ante la disquera El Virrey― para la grabación de su primer disco (1985), además de promotor de rock subterráneo peruano. Fue activista del Frente de Trabajadores de la Literatura (1979), integró el Comité Killka (1990), además de estar entre los iniciadores de El Averno (1999). Este libro, Sagrado, recoge su poesía desde el 2004 hasta la actualidad, poemas extractados de libros como Eucaristía (2004), Amastris (2007), Labranda (2008), Amaranth (2010), Roberts Pool Crepúsculos(2011) , Virtú (2013), Sylva (2014) y New Port (2015). (Nota. Ed.)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica literaria, poesía peruana, Reseñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s